Amador García-Carrasco

Inicio » opinión » COI COI COI BANZAI BANZAI BANZAI COI COI COI

COI COI COI BANZAI BANZAI BANZAI COI COI COI

.file_13_16

 

BREVE PUNTAZO ELEGÍACO A LA PÉRDIDA DE LA RECIÉN CONQUISTADA ÍNSULA DE COI

COI COI COI BANZAI BANZAI BANZAI COI COI COI

Y así… Nada confundidos con la casi rima del triste y equívoco RAJOY RAJOY RAJOY. Los gritos del dipsómano grupo, venerable gerontocracia de intereses… No puede uno quedárselo todo, hay que repartir. Eso le pasó a Cárcenas, que tiene cabreados a los exsuyos, incluyendo al chivato frustrado, falso moralista, quebrantador de confidencias,  comisionistas con expectativas fallidas. Y no es chupa de dóminecómo está o cómo se contempla el país, casi ya no llamado España –ver mis ‘FÁBULAS DEL REINO DE XI PAN YA’, si las encuentras, porque están agotadas… de tanto correr buscando lector- mientras el de JI PEN se levanta con el sol y repara mundos asolados, tsunamizados, bombardeados con H y A –esas líneas rojas que sólo pueden traspasar los nuevos imperios- en el diecisiete antoglamuroso hipercominicatario exnuestro ¡ todos a la greña! Lo  penúltimo, la expropiación humillante de Andalucía a manos de los zumbados rateros, vuelta a la gitanería del XVIII tan admirada por el peñazo de Falcones. La cara del porteador del asta en el 92 de tan feliz recuerdo -¡qué bonita es Barcelona! dicen los nada envidiosos, los nobles ‘castellanos’ con su canción- finalmente reflejaba su tristeza: ¿por la torpe decisión de allegar al borbonazgo a la bella flaquita, de copear con el torpe buscavidas del otro olímpico, ‘ojitos azules’, y de perder ahora el tiempo, como ya auguramos ciertos pesimistas como menda lerenda, peloteando, digo, a esos comisionistas chupópteros dipsómanos, mientras algunos se lo quedan todo, todo, todo…? ¡Hay que repartir, caramba!

Seguro que la cardada alcaldesa –buena chica, con sus heredados tropecientos asesores; se fio del Largadón y agregó unos cuantos, al dedo divino y a la libreta del secreto- y el inteligente presi González, sucesor de la presidenta, no lo tenían tan claro. Les conviene, casi, perseverar: panem et circenses, mucho SER, mucho IVA, mucho IVA, más sopa de letras, parques y aceras cagadas, tolerancia con los ociosos y ricos madrileños, paisanos amantes de la tricolor, de telebasura y noticiarios al biés. A España le da igual. Sólo lloran los honestos deportistas –que los hay- los comerciantes y las subcontratas.

¿De verdad pensaba alguien, en serio, que con lo que está cayendo en este reino malhadado por sus propios dirigentes –políticos, económicos, sociales…- el exterminio masivo de l excelencia en la comunicación, en el arte, en la enseñanza… Al pobre Wert, que quiere que los niños hablen español, como casi todo el mundo fuera de España, le dicen en catalá, preciosa llingua, que España es una anomalía histórica… ¡Hombre! Lo del enigma, y otras cosillas, ya lo leímos en los magníficos Américo Castro, Claudio S. Albornoz, incluso en Ortega, en Marías, en el pelotari Laín… Pero lo de ‘anomalía’… Todo sea por la Diada… ¿De verdad pensaba que iban a darnos algo que no fuera por la retambuza, que decía el ínclito Gaos?

Y Mallazares jorobando la marrana con su jefe el cateto líder de la izquierda plural –echamos de menos al Califa, de veras; iluminado y fanático, pero templado y maestro. Un poema que resiste con entereza incluso la pérdida de un hijo valiente; el Mas a pachas ahora con el LA-JOY, para acordar un contubernio dentro de dos añitos y garantizar el gobierno del PP, a costa de un poco de soberanía, que está demodée. El exteriores haciendo que se cabrea con los llanitos, hijos de la Gran Bretaña, y su ministro depredador –como todos los piratas desde que en el XVIII nuestro monarca les regalase la finquita, que para qué quieren reyes o ministros tipo marqués o duque o conde o valido algo que no sea perpetuarse en el poder y la riqueza. Los economistas subiendo los impuestos a tutiplén como gran medida original y novedosa para recaudar y crear empleo, fomentando la economía sumergida. Los tribunales, a remolque de las plataformas, demagogias y politiqueos. El gobierno inflaccionando leyes como churros, para ir tapando agujeros, abiertos por el berbiquí de las tertulias, las prensas, el grito del asustando Munch.

¿De verdad pensaba alguien que,  rácanos con los untes de los jurados,  remisos en sus promesas, o quizás poco fiables en la toma futura de beneficios o contratos –al fin y al cabo aquí hay ya mucho hecho…- y todo ello con el panorama del paisito en ruina, iban a darnos algo que no fuera…, bueno, ya lo he dicho…?

Pero, sobre cualquier otra cosa, el cachondeo de los 31. Podrían haber sido 17, uno por autonomía, y mitad hombres, mitad féminas, y el sobrante, a doseñar: trans, mutante o hermafrodito.  Como Ceuta y Melilla ya están adjudicadas, que pasen. Un país que alardea de estadísticas de ese porte, es de comic, o mejor del clásico TBO,  su casi ignoto precursor.

Jenofonte y sus diez mil estarían avergonzados. Y no digamos la Grande Armée. Numeritos a la mar. O a las estepas.

En ese panorama, mientras los xiluros se manducan las palomas del Ebro bajo el puente del Pilar, París prepara ya los del 2024, con su Sena amamantando monstruos, para no ser menos, y el torpe dedo francés de la higa –al Brocense le habría encantado- exhibiéndose como el falofaro de Archidona en la puntita más alta de la tricolor.

Ellos –y todos los demás- sí tienen una bandera.

El alcalde de Barcelona cede, por cierto, la barretina a Madrid. Le presta –pagando, claro- sus excelentes instalaciones. ¡Coño con el mar! Felipe II llevó la corte a Lisboa. Por algo sería.

Tampoco valen los mejores deportistas del mundo, Nadal el magnífico, al frente. Pero no sólo él. Su colega toledano ya se ha cabreado y dicho algunas verdades de pasión. Por ejemplo. Las mejores selecciones de varias disciplinas… Y un espíritu olímpico auténtico. El pobre Coubertín perdería los anillos.

En esta elegía irónica, no puedo dejar de manifestarles nuestra devoción. En serio.

En Madrid, Madrit, Madriz, Madrí, a tantos de tantos del dosmil y tantos.

PS. Lástima que no esté ya el gran Fernández Ochoa.  Don Francisco. Paquito. Recuerdos y emociones al héroe olímpico de Japón. Español, castellano, madrileño. Esquiador de oro.

Por lo menos, aunque de invierno, tenemos los madrileños un oro olímpico.

yoga

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: