Amador García-Carrasco

DESPEDIDA….POR AHORA

Queridos amigos, lectores y visitadores de esta humilde página, salud.

Al modo romano, a quien tanto debemos, os saludo. Y anuncio al tiempo mi despedida, que haré también a lo romano.

Me cuesta mucho ponerme a los mandos de esta nave pirata, y no aprecio una singladura fértil, tal vez porque navego en sargazos y enredos, buscando una tortilla de camarones.

O sea, que como abdican los reyes, así también los plebeyos, sólo que nuestro sustituto es la nada, que viene a suplir la casi nada en que la pequeña historia nos entretiene.

Os confieso que he llegado a esta decisión por un ejercicio de vanidad. Todos los que escribimos, más aún que los pintores o los escultores -y al contrario que los faranduleros, los del cante y los deportistas- pensamos que mucho es lo que aportamos al mundo y merecemos una justa retribución: La de aquellos a quienes nos dirigimos, esa multitud. Y cuando esa multitud no aparece, hay que reconocer que no interesamos. Así que no voy a pagar demasiados intereses por la atención recibida, aunque eso sí, los que pago lo hago con mucho cariño y agradecimiento.

De igual modo me voy de Twitter y de Facebook y de Linkedin y de Messenger. ¡Qué alivio!

Pero no voy a dejar de escribir. Tal vez me busque un pseudónimo en la lengua de algún país exótico, y posiblemente de chica, para epater le bourgeois. Es un truco muy viejo. Y que ya he empleado al menos en un par de ocasiones, con mucho éxito…

Si tu vales, ego valeo.

Cura ut valeas

Si tú estás bien, también lo estoy yo.

Cuídate.

Anuncios

SER ESPAÑA

Ser España

 

mapa-de-espac3b1a1

 

Ahora que algunos fustigan nuestra imagen, nuestra historia, y quieren empañarla por ilegítimos intereses, ahora que muchos les dan la razón por ignorancia o mala fe, ahora que incluso en la sede de la soberanía nacional algunos desean quebrar esa soberanía, ahora que la democracia se encuentra debilitada por esa torpe renuncia a sus principios, sustituyéndolos por los de quienes ni siquiera conocen el significado de la palabra ‘democracia’, ahora que todo se apoya en impuestos y no en principios, ahora, cuando la ética y los valores de la civilización y la cultura pretenden ser sustituidos por el menosprecio y la implantación de la ignorancia y la estupidez, apoyándose en un mal entendido sistema de mayorías, ahora que el nombre de España y su bandera y su historia está siendo vilipendiada, ahora cuando alguna de sus regiones dirigida por nefastos políticos quiere desarraigarse artificiosamente del conjunto, bajo mentirosas promesas y fraudes, ahora, cuando la Constitución y la ley se toman a la ligera por quienes más deberían exigir su cumplimiento y cumplirlas, ahora, cuando débiles gobiernos, que renuncian a sus obligaciones, perfectamente diseñadas en las leyes y en la conciencia, adoptan posiciones ambiguas frente a los desafíos inconstitucionales, ahora, cuando resurgen en el mundo los tambores de guerra, cuando rabiosos fanáticos quieren absorbernos y destruirnos, cuando los líderes de la nueva ola quieren eliminar la grandes de nuestra historia y facilitan los caminos del odio y la venganza, ahora, precisamente ahora, ante la corrupción de las instituciones, ante la frialdad de quienes nos representan, ante la opresión hacendística y sus criterios de depredación, ante los manejos interesados y clientelares de presupuestos, ante la puesta a disposición de los delincuentes los espacios públicos, en un alarde de chulería dictatorial, ahora es cuando debemos alzarnos, mirar de frente a esa escoria, y gritar con toda nuestra fuerza de auténtico pueblo soberano: ¡Viva España!

 

banderasespañolasenusa2

 

 

Porque España no es esta mediocre nación dirigida por sectarios interesados en sus parcelitas autonómicas, no es este país en el que las plataformas y las demagogias tienen más fuerza que la razón y la ley, no es este reino en el que el escudo nacional y no ondea con orgullo, en el que manifestarse como español supone ser insultado por minorías repugnantes bajo la absurda acusación de franquista o fascista, no es el programa inicuo de los municipios regidos por dementes torturados por complejos, no. España es algo muy diferente, es gloria, es historia, es orgullo, es paisaje, es una multitud digna y responsable y señora de sus destinos, por muy engañada y manipulada que esté ahora. España es Roma, son los Beatos, es el Arcipreste de Hita, es Santa Teresa, son las catedrales de Burgos, de Santiago, de Barcelona, de Madrid, de Sevilla, de Granada, de Valencia, son los mejores Museos del mundo, El Prado, el Tyssen, el de arte moderno, el Guggenheim, son sus avances tecnológicos, el AVE, el Talgo, la informática, la telecomunicación, la medicina, a la cabeza del mundo, la atención social, pese a que les pese a sus difamadores, la paz que quieren arrebatarnos, la gastronomía mejor del mundo, las vías de comunicación, el respeto a la mujer, que cada día ocupa más puestos de responsabilidad, la educación obligatoria, la ausencia de racismo.

 

Alhambrafoto

 

España no es una ramera barata como quieren algunos de nuestros actuales padres de la patria, que desconocen el significado de esa palabra, ‘patria’ con raíces tan profundas como profunda es su majadería, secundada y aplaudida por muchos menos ignorantes que manipulados, España tiene orgullo, su historia, que quieren hacer desaparecer ahora, eliminando hasta nombres de calles que revelan el valor y la dignidad, hombres y mujeres que han sido figuras señeras en el mundo, y a quienes atribuyen connotaciones franquistas o fascistas esa patulea de estultos, adoradores de la momia de Lenin y del asesino Stalin, nuevos sacerdotes costrosos de un Moloch de tres al cuarto. Pero somos muchos los que amamos este país, esta nación, reconocemos el valor de sus gentes, que desde milenios ha roturado con sus brazos, su inteligencia o su sangre el solar hispano.

 

Agustina de AragóncortéspizarrofotoGuggenheimfotomuseodelpradofotosagradafamiliafotospaisaje asturianofoto0065b-cibeles-fuenterrebollo

 

 

Los héroes transoceánicos, Pizarro, Cortés, Las Casas, hoy vilipendiados por una leyenda negra que urdieron enemigos de nuestra fuerza y nuestra fe y nuestro valor, España, la primera que protegió los derechos humanos, con las Leyes de Indias, tierra de los mejores juristas del mundo, Suarez, Vitoria, de los mejores literatos y comediógrafos, cuya relación sería tan interminable que avergonzaría a quien la hiciese, presumiendo en exceso de Cervantes, Lope, Calderón, Quevedo, siglos de oro, que llegan hasta la actualidad, con autores que si escribieran en inglés no tendrían parangón en el mundo. España, la bella, la conquistadora, defensora de sus ideas y sus principios, aun pagando un precio altísimo, como en la Reconquista y sus consecuencias, y que es maestra de poetas y de guerreros, cuando no de ambos, como Garcilaso, como Jorge Manrique. Reina del mundo, que puso a los pies de Nuestra Señora la derrota del otomano en Lepanto, que derrotó a Inglaterra a manos de Blas de Lezo favoreciendo la independencia del coloso americano, que descubrió el paso del Norte por Alaska, hecho silenciado, que descubrió América y la colonizó y mezcló su sangre, sin exterminar a los nativos, como se quiere falsamente urdir, ser España, ser Europa, ser el mundo, frente a quienes nos desunen y abren a la destrucción los caminos que muchos nobles han transitado.

 

 

deportes

Y la España de cada día, en la que no somos autonómicos, somos hermanos, que se pelean y discuten en casa, pero dan la vida unos por otros si es necesario, la alejada del enjambre político profesional, del avispero, de la cochiquera, de esos que nos quieren dividir y enemistar, la España de cada día, que cantaron los poetas, estos días azules, este sol de infancia, de Antonio Machado, existir a su sombra como quien espera el alba, de Luis Cernuda, llenos de exilio y llenos de amor a España, la España de cada día, la del vasco y el andaluz y el catalán y el extremeño, la del frío y magnífico mar del norte y el noroeste, la del cálido y acogedor Levante, y sur y canario y balear, las paellas y el cocido y los pescaítos y el pantomaca y los percebes y las lubinas y los txokos donde se cocina la mejor merluza en salsa verde del mundo, yo la he probado, y el ensueño del paisaje, la sonrisa de todas las edades que nos quieren arrebatar pero recuperaremos, España de todos los que la aman, como añoraba Quiroga Pla, ese título magnífico de una revista, HORA DE ESPAÑA con que honraron su memoria. Ahora nos toca ser españoles, no sólo de bandera, ese símbolo que algunos politicastros rehúyen porque es la peste de su maldad leninista, sino de lo cotidiano, sin violencia, dejemos que sea el Estado quien la ejerza si la necesita para defendernos. Ya le hemos dado nuestra delegación, en ese contrato social que es la democracia. La España del día al día, de ceder el asiento en el bus, de aguantyar los atascos oyendo la radio, de leer, leer mucho su historia y su literatura, que, a pesar del gran Borges, no es inferior a ninguna,  de bailar o enamorarte, de educar y sufrir el dolor y la enfermedad con solidaridad si se tercia, de tomar el pincho de tortilla y caña con Luis Herrero,  de saludar por la calle y de olvidar que el vecino del noveno es un mamón, y sonreírle al salir del ascensor, de volver a escuchar a Sinatra y a Serrat y disfrutar con Boadella o Arturo Fernández o el atrabiliario genial Fernán Gómez o los talentos innumerables de nuestro cine y teatro, incluyendo a Sacristán, que tanto me hace sufrir como otros genios de la farándula maravillosa con sus contumaces orejeras. Inflarse de calcots en Tarragona, esquiar en Sierra Nevada y en Baqueira, pasear por la preciosa Sierra de Madrid, otear el horizonte de Doñana, los bosques de Navarra y de Andalucía, las calas de Mallorca, los momentos irrepetibles de Asturias, qué bonita eres, disfrutar de un orujo invocando meigas con Fina y Jose, guitarrear con Jaime y Nemesio después de un festín manchego de cordero y vino de la tierra. Poned los nombres o buscadlos, cada día, con la saeta del guardia civil que desarmó al tirano de la CUP, ese nuevo engendro del XVIII, que desconoce como todo fanático las declaraciones de derechos, pero sobre todo, que ignora, pobre, el sentido común, que en esa bella tierra, ese antiguo vaso de agua clara, se llamaba seny. Y con el día, claro que hemos de reconocer los errores, y el dolor de pies por el camino que hacemos, polvoriento ahora que la pertinaz sequía, también franquista, nos atenaza, pero ya lo dijo el olvidado Jesús, ‘a cada día le basta su malicia’. Y también dad al César lo que es del César, por si algunos clérigos lo han olvidado. Hagamos el camino, el de Santiago o el interior, el de pa purificación y la alegría de saber que los yates de cincuenta metros y los treinta mil millones no van a hacernos más felices. Pero por si acaso, sigamos con el euromillones.

 

Almuñecar1Almuñecar2

Ahora que muchos han olvidado la vida y se ocupan de la política con minúscula, regresemos a la vida. Y como me estoy volviendo predicador, voy a tomarme ahora mismo un surtido de mango, kiwi y aguacate recién traído de Almuñecar. A ver si se me pasa con el gustinín.

 

Ya está.

 

Os dejo este café solo. Un párrafo de mi novela: Laura en el país de los asombros. No, lo de Alicia es de otro. Por alusiones. Y no olvidéis comprar mi último libro: DEMOCRACIA Y ESTADO DE DERECHO. UNA VISIÓN CULTURAL. Palabrita del niño Jesús que no es tan aburrido como parece y dice cosas que están pasando.

 

Besos.

LA CIUDAD DE LOS ESPEJOS DE LA MEMORIA, O LA CIUDAD REITERADA. DENTRO DE LA CIUDAD DEL MUNDO.

A nadie le extrañó que aquellas avenidas de mármol se parecieran a Roma, incluso si desconocían la ciudad de Augusto y de César y de Nerón, un poco antes de que a Nerón se le ocurriera lo del incendio. Pero tampoco les extrañó que sus jardines fueran tan parecidos a los de Versalles, aunque un poco menos franceses y más españoles, o sea italianos, porque así hicieron los de Aranjuez y los de Madrid, cada cual con su estilo y ambos tan lucidos como los sevillanos y un poco menos que los de la Alhambra. Tampoco les extrañó, o no se percataron de ello, de que en las pupilas de uno se veían los reflejos de Segovia y su acueducto y en los de otro los arcos tetraedros de las victorias de Octavio en Cesarea y en aquéllas los mares tempranos de Galicia asomándose a las lonjas doradas de La Coruña o los perfiles imantados de esas torres negras de París. Yovi sonreía, y los hermanos vieron en su mirada transcurrir las aguas lentas del Tíber por Sant Angelo, y las moles blancas de los palacios cerrados de Islamabad, incluso las ciudades de la selva, habitada por cohortes de sabios simios sonrientes, tantas y tantas referencias que se agotaban una tras otra las preguntas desde el camino.

 

ADEU, SENY, ADIÓS. PUBLICADO EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2013.

 

Featured Image -- 1211

 

ADEU, SENY, ADIÓS.

¿Os lo digo ya? Creo que la cosa está hecha. Ya se ha pactado una consulta light -¿se escribe así? Me niego a contrastar lo escrito con los estúpidos correctores  del gúguel et alia- y más tardé, verem… Creo que se acentúa. Pero soy castellá, de los de la sangre bermella, -o vermella, que entre el pedantísismo Vaugham, su gurú Elenita cuentacuentos y la subida a los alturas del british estoy de idiomas hasta el occipucio-. Además, mi ignara generación, en la que sólo leíamos, hacíamos doctorados, diplomaturas, cosas simples, carreritas en universidades repletas de docentes que se preparaban las clases y escribían libros… pues por desgracia cultivaba menos las lenguas extranjeras, entre las que no se incluía el euskaldún o euskera, el catalá, o tributario de la madre occitana, la lengua de OC, el depauperado galelo, los brillantres valenciá, balear o malloquí, que no es lo mismo que el mahonés, algo galibritanizado o los extraños andalusí, castúo, ovetense –te juro que hoy no compruebo nada, viva el altheimer- y el errabundo pitido de El Hierro… En esto de mi generación et circa no entran los muchos que dominaban el alemán –sobre todo filósofos- el francés lenguaje de los diplomáticos, y el perenne, pero no omnipresente y cansino, como ahora, inglés.

Y la cosa está hecha, digo, porque la política, si no es guerrera, es cobarde, y toca aguantar. Las palabras que oímos, las imágenes que vemos, los comentarios que leemos, son demoledores. Esto se cae, como las tetas y la llave inglesa.

Hace un porrón de poco tiempo, que son tres días, allá por los treinta –las figuras literarias sirven para contradecirse- una nación, histórica, con proyecto común, centenaria, castigadas por guerras de religión y de las otras, si es que hay otras, … No: No es España y el 31… ¡Malpensados!- la pangermania, elevó a los altares del imperio milenario a un líder, que llevó al mundo al caos un tiempecito. Todo el mundo estaba contento: les había convencido -¡a millones!- de que vivían injusticias históricas y era ya el tiempo de liberarse, de independizarse de las servidumbres del resto del mundo, que les oprimía, y sobre todo de quienes hasta entonces eran sus allegados, los ciudadanos que le había procurado riqueza y bienestar. ¡Todo fue estigmatizado, con la alegría y el consenso del ‘pueblo’. ¿Todo el pueblo? ¡No! ¡Pero ellos, los del desfile, decían que sí! Los mismo que luego en España, en el 36, unos se llevan las reservas de oro, y otros se arrogan el palio y las albercas, unos asesinan en Paracuellos, otros en donde toque, etc, etc.

Esas falacias sirven para que ‘los buenos’ diseñen falsos días de la infamia, como cuando  engañaron al mundo diciendo que no sabían que el sol naciente iba a atacar el puerto de la perla, -por eso se llevaron a los portaaviones-lo mismo que en el 98 dijeron que los españoles eran unos peligrosos asesinos  hundiendo sus propios barcos,  y haciendo trizas los restos decrépitos del imperio hispano.

La venganza -que es lo único divino que nos asemeja al hacedor- estaba escrita, en forma de H y A. Lo mismo sucedió cuando el lugarteniente del líder cósmico visitó al egregio gordo del puro, que no quiso pactar porque guardaba toneladas de bombas para Dresde y un porrón de trazos en los mapas del mundo.

Cobardes apoyando sus mentiras en la buena gente, carne de cañón o de mani.

La historia se escribe en los contubernios de El Mundo, digo del mundo, y tiene las líneas más torcidas que un astigmata sin anteojos.

Ahora, por acortar el meandro, la cosa es más leve. Pero sigue siendo de cobardes. Cobardes los enmascarados que queman símbolos respetables y agreden a a quienes no piensan como ellos, los detentadores de la verdad. Y cuando se toleran sus atropellos a los derechos que todos pagamos, cobardes son quienes nos custodian. Cobardes y estúpidos los políticos empeñados en guadañarse las piernas con gilipolleces mientras el Congreso se llena de cagadas de paloma, mezcladas con la lluvia de estos providenciales goterones del otoño. Un aviso del cielo. La-Joy, el mandarínd de la paciencia, ordenará espelal. Y mientras tanto, como sucedió a los romanones, digo a los romanos, los bárbaros se apoderan de Bizancio. Y todos a cagar.

Adiós, seny, adiós. Cuando un montón de gente, cuatrocientos mil, se une de las manos, y dicen que son millones, aunque no salgan las cuentas de los metros ni de las pastas, no, de las patas no, del parné: Dicen que han pagado doce euros por persona, lo que multiplicado por dos millones –sin exagerar…- son 24 millones de eurazos, que da para un atraco. Digo para un reparto. Los políticos en Expaña son ricos, y Bar el Cenas lo sabe. Por eso andan tranquilos, los Bildu, con el presupuesto que les regaló el Constitucional, han acudido al país de Oc, ellos, que tampoco han tenido NUNCA un proyecto independiente histórico político. El mito de las nacionalidades históricas es un timo genial. Hace más de mil años que todos ellos se unieron a la gran Castilla, esquilmada para defenderlos, a lo largo de los siglos. Es pobre porque ha dado todo. Como Alejandro, que tenía sus tesoros en los bolsillos de sus amigos, ésos que acabaron asesinándolo porque aún querían más. Mas. Los que se cargaron a Julio porque era César, y mandaba. Mas.

Esta mañana, día de la Diada, conmemoración de un patriota español, Casanova, a quien se le atribuyen más mentiras que los textos académicos catalanes a la historia de España, los ángeles de la Providencia divina se han meado en el Congreso. A Obama también le ha pasado, aunque como ellos son más, -no digo Mas, porque este hombre, desde que sueña, se está oscureciendo como Luther- pues lo mismo es popó, en marronazo y está que trina porque le habría encantado, entre discursito y discursito, apretar el botoncito. Y los agujeros del techo, esa parte, allá por lo alto, tapando el cielo, o el raso, o al vecino de arriba, esa parte de la casa común que sirve para guarecer a sus habitantes y librarlos de las inclemencias del tiempo –oh tempora, oh mores!- esas caóticas goteras que han empapado los legajos y los Ipod, los Ipad, los Blutz, los móviles con sus wasas, o guasas, mensajitos, portátiles lloenos de faces y de twiters, las calvorotas coronillas y las melenas o desmelenas de las polis y sus prête a porter, son un símbolo que ya quisiera interpretar en el baño el bueno de Sigmund –el del Nibelungo, claro- o sea que esto no hay quien lo remedie, y hasta el cielo está contra el Estado.

-¡Ya mea el cielo,y no meo yo!

Mi tío Pepe lo recitaba, falso Zorrillo, Don Juan orgiveño, para mofarse del ripio: Llamé al cielo, y no me oyó.

¿Qué tal irá de próstata el president? ¡Mira que si encima duerme de un tirón!

 

 

OTRAS ENTRADAS, ÉSTA DE 9 DE NOVIEMBRE DE 2015, Y PUEDEN VER LAS DE 27 DE OCTUBRE Y 29 DE NOVIEMBRE DE 2013. LLEVO AÑOS PREDICANDO ENEL DESIERTO Y HACIENDO DE PROFETA CATALANO EXÉGETA.

Tópicos de la vida breve.

El DÍA 9 DE NOVIEMBRE DE 2015, A JUSTO CINCO MINUTOS DE SU FINIQUITO CRONOLÓGICO, da para MUCHO.

Primero, se me ha bloqueado el minuscular del portátil. Eso es un signo. Todo es mayúsculo en este día de la Almudena.

He ido a la catedral de Madrid. Nada que ver con la fastuosa y onírica maravilla de Gaudí, pero casi con tanto turista. Así mi conversación con anita ha pasado desapercibida, porque ya los ángeles custodios han presentado su dimisión. Creo que van a poner un puesto de salchichas o de flores, que al caso es lo mismo.

Y no regañan al personal.

Día triste, me comentan.

Y anita pregunta por qué.

Mira, es como tantas frases solemnes, que, finalmente, aburren. Día de la infamia, crónica de un golpe anunciado, el general no tiene quien le escriba.

-¿El general qué tiene que ver? ¿Ese que se ha hecho político a última hora? ¿No era el lío de hoy algo  de Cataluña y los independentistas?

-Sí, claro, pero es que ha coincidido con lo del general que en su actuación menosprecia al ejército. Y ahora con el magistrado del constitucional, que dice que hay que volar la constitución. ¿no harán algún día test de salud mental a los dirigentes del estado?

-Este es un país rarito, papi. Lo dice mi tutora.

-Bueno, es que somos una mezcla antigua que algunos quieren despegar a tirones. En américa el 12 de octubre se celebra con más banderas españolas, sobre todo en california, en las ciudades de san Agustín y otras, que en España.

banderasespañolasen usa1banderasespañolasenusa2

-¿Y qué ha pasado hoy?

-Pues lo mismo que pasó en Asturias en el 34, que se ha declarado la república de Cataluña. Allí fue la de Asturias.

-¿Y qué pasó luego?

-Mejor no te lo cuento, que mañana tienes examen de latín. Por cierto, también lo quieren quitar, como la religión, de los planes de estudios. Su supieran cuántos ateos o agnósticos saben latín y griego y dominan la historia de las religiones a lo mejor se callaban o estudiaban un poco más.

-Pero ya saben mucho.

-sí, cómo manipular a la gente, que anda un poco despistada con esto del gobierno.

-¿Por qué?

-Porque el gobierno ha sido muy tolerante con los golpistas catalanes, cuyos líderes llevan treinta años robando a manos llenas a sus súbditos. ¿has leído las fábulas de xi-pan-ya?

IMAGENLIBROFÁBULASIMAGENMAFIOSOS

-No.

-Pues si lo hubieras hecho te habrías enterado de que eso lo saben hasta los chinos.

-¿Qué, papi?

-Que quieren escaparse como zorros perseguidos por los perros, a sabiendas de que se han comido la gallina.

-Qué gallina?

-La catalana. Bien nutrida y sabrosa, desde hace más de treinta años esquilmada por sus dirigentes autonómicos.

-¿Y por qué no han hecho nada los gobernantes?

-Por interés político. Para que les votaran y así pudieran ellos gobernar a gusto.

-Pero eso está muy feo. Es como pactar con los malos.

-Sí. Aceptar los chantajes políticos es una práctica mafiosa.

-¿Y ahora qué va a pasar?

Pues habrá que esperar a mañana, cuando se levanten de su siesta y de su fiesta los miembros del consejo de estado y del tribunal constitucional, que por lo visto no tienen prisa. Los jueces en este país actúan a golpe de plataforma reivindicativa.

-¡Y eso qué es?

-Quemar y romper, en la calle, lo que sea, agredir a quien no piensa como ellos, en fin, practicar la democracia del fanatismo dictatorial. Y cuando tienen el poder no soltarlo, inventándose mayorías, como los antiguos caciques.

-Pero las mayorías son de números, no se pueden inventar.

-Pues lo hacen. Y cuadrar el círculo si se pone alguien por delante.

-¿Van a meter en la cárcel a los que incumplen la ley y quieren romper España?

-No. Si son catalanes, no, por lo visto. Ya debería haber muchos en chirona, de aplicarles la ley como a otros, de Madrid, por ejemplo.

-No lo entiendo.

-Verás, eso no lo entiende nadie. Ya sabes que somos raritos. Pero de cundir el ejemplo, el estado español va a recaudar fosfatina para pagar sus presupuestos.

-¿Por qué lo dices?

-Porque si los del ducado del noreste hacen lo que les sale del bolo, los demás vamos a comenzar a hacer lo mismo, salvo que se les aplique la ley con el mismo rigor que a los demás.

-Me das miedo.

-Pues aún no has oído nada.

-De qué.

-De lo que piensan unas cuantas decenas de millones de españoles. Pero mejor no te lo digo, a ver si se arreglan las cosas.

-¿Cómo?

-De momento inhabilitando a los funcionarios que no apliquen la ley. O sea, suspender de empleo y sueldo por falta muy grave, o la medida que sea proporcional a su infracción.

-¿Pero quién manda en España?

-Los separatistas catalanes, hasta esta noche. A partir de mañana no sé.

-Pues yo tengo que madrugar.

-A lo mejor nos vamos de vacaciones. A Cataluña. Tendrán que poner condiciones muy atractivas a los visitantes de fuera, aunque seamos españoles explotadores de sus riquezas.

-¿Lo dices en serio?

-¡Claro que sí! Vamos a fletar cincuenta macrobuses y cien trenes para ir a Cataluña, alojarnos, beber, comer y no pagar. Lo que hacen ellos, o sea, incumplir la ley.

-Pues si no pagas…

-Ya. Me dirán que tengo obligación de acatar las normas, ¿no?

-.¡Claro!… pero…

-¡Ah, claro! Anita, anita, ya lo vas entendiendo… y eso que es más difícil que el latín. Se llama doble vara de medir. Lo que me interesa, acepto, lo que no, lo rechazo. Tú tienes obligaciones, yo no. La historia me la invento, pero tienes que aceptarla. Mi mayoría es una minoríaa, pero digo que es una mayoría…

-Pero es verdad que tienen más representantes independentistas  en su parlamento.

-Sí, pero no tienen la mayoría de los votos de la gente. Están engañando a todos. Y además esa votación no sirve. ¿tú sabes lo que fue el cantón de Cartagena?

-Me suena a una novela.

-Un novelón, sí. Bueno, Ramón J. Sender, un tío muy republicano y de izquierdas también trató del asunto… a su modo. Pues eso, que cualquiera puede votar su independencia, cartagena y Villarejo de salvanés.

-¿Y sirve?

-Ahí está la diana: no sirve.. ¿imaginas cualquier país del mundo en el que una parte quiera separarse de la nación en su conjunto, sin que pase nada? En estados unidos les mandan la guardia nacional por mucho menos. Y en Inglaterra o Francia ni te cuento. Pero tranquila. La República española mandó a Asturias a la legión en el 34. Pero ahora no piensa nadie en eso… creo…

-Pues algo hay que hacer….habrá que cortar las vías del tren y las carreteras, hacer fronteras…con lo bonita que es Cataluña.

-Y allí tienes un montón de parientes, que están muy preocupados.. porque los vociferantes y fanáticos son peligrosos. Pero mucho más los que a la chita callando se cargan la ley y la convivencia.

-Estoy cansada papi. ¿podemos irnos a casa? Tengo que leer Crónica de una muerte anunciada y Coplas de amor y muerte.

-Buenas elecciones. Pues yo tengo que seguir con una obrilla de teatro. Se llama la familia. Y trata de unos mafiosos que destrozan un país para hacerse con el poder político y económico y ocultar mediante sus redes de influencias todas sus tropelías.

-¿Eso no es el padrino?

-¡Vaya! Siempre que se me ocurre algo bueno, ya está escrito!

vampiro en la habana IMAGENLA FAMILIA CORLEONE

Y esta es anterior aún, del 2015 sobre nacionalidad española e independentismo catalán.

banderas
Nunca podremos agradecer bastante al Sr. Rajoy lo que se ha dado en llamar desliz o despiste en el asunto de la nacionalidad española para quienes desean ser un país independiente separándose de España. Asisto, primero con sonrojo y luego con regocijo a la eclosión mediática de los líderes independentistas defendiendo su nacionalidad española, y la de todos a quienes ofrecen el nuevo país o nación independiente, por secesión de España. Mucho más interesante que el debate jurídico es el político, con esa exhibición descarada de patriotismo español “¡a ver a quién se le ocurre quitarme la nacionalidad española!” en quienes se hartan de decir que quieren irse, irse, irse, dejar de ser españoles… Una cosa es privar y otra perder, dicho sea de paso.
Pasaporteespañol
¿Cómo puede compatibilizarse la violación de una Constitución con el acatamiento de la misma? Lo que los cómicos dicen ahora es que ellos se ciscan en la Constitución -el neokantiano W. Toledo, gran intelectual y eximio demócrata, residente en Cuba o Venezuela, no recuerdo. dice que tiene 500 años, en su argumentación de que votaría independencia si fuera catalán. Y es que tienen muchos apoyos- pero que al tiempo exigen que se les apliquen sus términos. “Me independizo, me largo, no te quiero, te odio, me explotas, me voy, pero sigo siendo aquello de lo que reniego: español”. Y todo por hacer burla de Rajoy, a quien un espabilado reportero citó una parte de la C.E., con el verbo ‘privar de’, que, como hasta el mismo sr. presidente del gobierno sabe, es diferente del verbo ‘perder’ o del verbo ‘renunciar’ o de formas verbales como ‘excluirse voluntariamente de’.
El gran maestro Mariano Aguilar Navarro nos hubiera explicado brillantemente este desbarajuste mental, con distingos entre ciudadanía, nacionalidad, pérdida de la misma, o de una u otra, privación y renuncia, amén de hacernos un esquema que hasta los políticos entenderían con esas variables de la lógica y de la sinrazón, de la apliación normativa y de la jerarquía normativa. La Constitución remite a las leyes -tanto la europea como la española, que son las vigentes hasta que el sr. Mas nos publique otra- y las leyes a los reglamentos, y los reglamentos a la costumbre, los principios generales del derecho y, al final, a la lógica. Así que:
pasaporteinglés

Y EL 28 DE FEBRERO DE 2016 PUBLIQUÉ ESTE TEATRILLO DE LA VOTACIÓN QUE VIENE UN PELÍN AL PELO EN ESTAS FECHAS.

 

fila de gente votando                                     ..filas de gente

 

LA VOTACIÓN

(Teatro en un acto)

 

La escena se abre con una larga fila de personas, adultos, algunos acompañados de niños y mascotas, que se dirigen hacia una mesa encima de la que hay depositada una gran urna, a cuyos lados reposan dos montones de papeletas, unas bajo el letrero del SI y otras bajo el rótulo del NO. Detrás de la mesa y de sus tres integrantes montan guardia cinco tipos robustos, cada uno con una libreta de notas y un móvil.

 

Hablan dos personas de la fila, hombres, H1 y H2.

 

H1.- Parece que va un poco lento el referéndum.

H2.- No es un referéndum. Es una votación.

H1.- ¿Y no es lo mismo?

H2.- Se parece.

H1.- ¿No sirve para lo mismo?

H2.- Puede, con matices.

H1.- (Algo inquieto). ¡Oiga! ¿Ve usted? Lo comentaba yo con mi mujer esta mañana. (Reflexiona). Ella no ha querido venir a votar…

H2.- (Le interrumpe). (Sorprendido). ¿No ha querido votar? ¿Por qué, hombre de Dios?

H1.- Mujer. Mujer de Dios, ya le digo. Es ella, mi esposa.

H2.- ¡Ya, ya! Es una manera de hablar.

H1.- Es lo que pasa. Empezamos con que si es una manera de hablar, y acabamos hablando al revés. Oiga, pues de eso se trataba nuestra conversación…

H2.- (Le interrumpe de nuevo. Es un tipo nervioso, al parecer). Que yo sepa no estábamos hablando de eso.

H1.- (Alzando los hombros, abriendo los brazos). ¿Hablando de qué…?

H2.- ¡Déjelo! El caso es que me llama la atención que una buena ciudadana como su esposa no haya querido venir a votar.

H1.- (Asiente). ¡Y vaya si lo es! Buena ciudadana, sí, créalo. Pues eso mismo le decía yo, cuando me argumentaba…

H2.- (Otra vez le corta). ¿Argumentaba? ¡Ve usted! Todo el mundo se cree con derecho a disentir del programa, y eso es lo que nos llevará a…

H1.- (Interrumpe él esta vez). Nos llevará a dónde sea, pero reconozca usted que la libertad de expresión es intocable.

H2.- ¡Pero qué desenfoque, Dios mío! Y perdone tanto Dios, es que mi padre estudió con los jesuitas y nos ha quedado esta manía en casa.

H1.- El mío también estudió con los curas. ¿O eran religiosos? Bueno, ya sabe. ¡Otros tiempos!

H2.- No crea, no crea… Aún se mantiene mucho de aquellos tiempos nefastos…

H1.- Yo no creo que fueran tan malos. Mi padre adquirió muchos conocimientos y reglas de orden.

H2.- (Riendo). ¡Orden! ¡Conocimientos! Es lo que digo, que tendrá que pasar otra generación, la de nuestros hijos, para olvidar esos principios del catecismo y la doctrina.

H1.- (Reflexiona). El caso es que tengo mis dudas de que después de dos mil y pico de años, ahora hayamos dado con la piedra filosofal de la verdad…

H2.- (Le mira de reojo). ¿No será usted del bando contrario? ¿O es filósofo?

H1.- (Ríe con ganas). ¡Filósofo, qué gracia! ¿Es que tengo cara de chiste?

H2.- Más bien no. Parece usted un poco agrio, amargo, no sé. ¿Padece usted del hígado?

H1.- (Con enfado). No creo que tanto como usted, señor mío. ¿A qué viene esa confianza?

 

(Ha alzado la voz. Los gorilas que están detrás de la mesa cuchichean, y uno se desplaza a la zona de los dos H1 y H2).

 

Gorila1.- G1.- (Pone sus manos en el hombre de uno y otro). Mantengan la compostura, señores. Estamos en un acto solemne del Partido. (Les mira de arriba abajo). ¿Han traído sus carnets, ¿no es cierto?

H1 y H2.- ¡Desde luego!

H1.- ¿Se lo enseño?

H2.- ¿Quiere usted verlo?

G1.- (Afectuoso). ¡No, por favor! Esperen su turno y ya se lo pedirá el jefe de mesa… Bien, vuelvo a mi puesto, y ustedes, ya saben, armonía y unión.

H1.- Gracias.

H2.- Muy correctas observaciones.

 

.urna (1)

 

(G1 se va. Cuando vuelve a ocupar su sitio, cuchichea a los otros, que miran en la dirección de H1 y H2).

 

H1.-Parece que la fila va ya más rápida.

H2.- Todo se agiliza si se sabe esperar.

H1.- (Tocándose la pierna). ¡Excepto las articulaciones!

 

(Ríen ambos, con complicidad).

 

H2.- De todas formas… (en bajito)…se me ha quedado la espina clavada de lo de la señora de usted.

H1.- ¿La espina de mi señora?

H2.- ¡Caramba! Oiga, ¿es usted español de origen?

H1.- Yo nací en Alemania, hijo de emigrantes, pero viene aquí a los seis años.

H2.- Es que parece que no entiende usted bien los giros idiomáticos. Los dichos, vaya.

H1.- Es que soy, fui un poco disléxico o algo parecido. Y autista, creo. Pero me curé.

H2.- (Mueve la cabeza). No sé… Eso deja secuelas.

H1.- Mi abuelo decía que la formación deja secuelas. Y la información las fomenta.

H2.- ¿Qué era su abuelo?

H1.- Maestro de segunda enseñanza. Profesor.

H2.- ¿Y su padre?

H1.- Tornero. Le quitó el empleo un robot. (Reflexiona). Perdone, por curiosidad, ¿Qué fue el suyo?

H2.- Policía. Como yo.

H1.- (Receloso). ¡Ah! ¡Qué bien seguir los pasos del padre!

H2.- Más que seguir… Me obligó. ¡Usted no conocía a mi padre!

H1.- No señor. No le conocí.

H2.- (Se ríe de nuevo). ¡Ve usted como no entiende bien los giros de la lengua?

H1.- La lengua es el músculo más poderoso del cuerpo. Girar, girar… Bueno, yo la doblo así… (Hace un gesto, sacando la lengua. El otro retrocede).

H2.- ¡Quite, hombre, no sea tan expresivo! Ya sé que no lo hace de mala fe, pero parece usted un poco… un poco… le diré…como si quisiera…

H1.- ¿Seductor?

H2.- (Otra vez ríe, pero más nervioso). ¡De seductor no tiene usted nada! (De repente parece darse cuenta de algo que no le gusta). Eso creo, vaya, porque yo no entiendo de ciertas cosas.

H1.- ¿Y de esto entiende usted? (Señala la mesa).

H2.- ¡Por supuesto!

H1.- Pues resulta que mi esposa, la ciudadana ejemplar, no.

H2.- ¿Qué quiere usted decir?

H1.- Y estoy aquí por disciplina. Como usted con lo de su padre.

H2.- Me parece muy justo. Se lo debe a la sociedad, al Partido, al futuro.

H1.- El caso es que no sé si debo o no, pero siento como si tuviera que pagar.

H2.- Sabe, no deja de tener gracia lo que dice. Deber, pagar. Juegos de palabras, sí.

H1.- A mí me parece muy serio… Jugar, jugar… No lo veo de esa manera.

H2.- (Vuelve a reír). ¡De nuevo su falta de análisis sintáctico en las figuras!

H1.- (No le presta atención). Mi mujer no estaba segura de lo que debíamos votar. ¿Y la suya?

H2.- Soy soltero. Si estuviera casado, mi mujer votaría lo mismo que yo. ¡Faltaría más!

H1.- Estarían ustedes muy unidos. Pero nosotros también, créame. Por eso yo quería preguntarle…

H2.- (Mira hacia la mesa. Los gorilas cuchichean). Pregunte en bajito, sea discreto. Que no nos confundan con esquiroles o malos ciudadanos.

H1.- ¿Y por qué hemos de temer semejantes cosas? Yo soy un buen ciudadano. Y miembro del Partido, por convicción. Lo que no me convence es…

H2.- ¡Calle, hombre! ¿Qué más le da?

H1.- ¡Ah, entonces usted sabe?

H2.- (Suspira, moviendo la cabeza). ¡Todos lo sabemos!

H1.- Que esto es una pantomima.

H2.- (Le mira). ¡Pues tiene usted un buen vocabulario!

H1.- Un teatrillo, un guiñol. Y nosotros somos los títeres.

H2.- ¿Votará usted NO, entonces?

H1.- ¡De ninguna manera! Yo acepto mi papel, el de muñeco de feria barata. No creo que sirva para otra cosa.

H2.- ¡No diga eso! ¡Su papel es importante!

H1.- ¿Y el suyo? ¿Usted es protagonista? ¿El titiritero, el autor de la obra, el apuntador, el guionista?

H2.- Nada de eso me importa, señor mío. ¿No se confunda! Los intereses del pueblo son mis intereses, y eso lo define el Partido, y hoy, su líder, quien nos pide que votemos SI o NO a los pactos que ha suscrito.

H1.- ¿Usted conoce esos pactos?

H2.- ¡Ni me importa! Basta con que nos lo pida. Semper fidelis!

H1.- ¿Cómo los idus de marzo? ¿Cómo Gladiator?

H2.- ¡Fuerza y honor!

H1.- Parece que la cola se mueve.

H2.- Pues vamos avanzando. Dejemos sitio a quienes vienen detrás. ¡Hagamos más brillante su futuro!

H1.- ¿Y si no es así?

 

(Ya se han acercado a la mesa. H1 mira los dos montones de papeletas. Las del SI son renovadas constantemente, y las del SI se mantienen intactas).

 

H2.- ¿Duda usted?

H1.- Le confieso que sí. No sé qué voy a votar, y eso me confunde.

H2.- Son los ancestros del maestro y del cura.

H1.- ¿Los de usted no dudan nunca?

H2.- No, cuando se trata de vencer al enemigo, esos del otro bando.

H1.- ¿Son todos malos?

H2.- Como una legión de demonios.

H1.- Hubo una lucha en el Cielo… Y las legiones de diablos fueron derrotadas por los ángeles de Dios.

H2.- Eso.

H1.- Pero usted no cree.

H2.- Según.

 

(Llegan a la mesa. H2 toma ostensiblemente una papeleta del SI y la deposita en la urna).

 

H1.- Adiós. (Le saluda con la mano. El otro se va).

 

(Se acerca el G1.-)

 

G1. (A H1). ¿Va usted a votar?

H1.- Preferiría pensármelo, si no les parce mal… Es que como no hemos recibido información suficiente…

G1.- Deje usted libre a los ciudadanos, por favor. Apártese.

G2.- (Desde la espalda de H1, donde se ha situado). Le acompañaré a la sala de reflexión. (Señala el final, oscuro, del escenario). Es por aquí.

 

(H1 se dirige al fondo, escoltado por G1 y G2. Se va haciendo la oscuridad, mientras suena un himno marcial, no identificado).

 

.Gorila

Ya avisé en este blog el 11 de enero de 2016 sobre la deriva catalanista.

ALELUYAS DE CATALUNYA

 

Cataluña ya se ha ido

todos saben cómo ha sido.

Bien claro ha dicho: me voy

Al presidente Rajoy.

Y a los demás españoles

Les manda un corte de… flores.

 

San Jorge, que ya no existe

A otro dragón embiste.

Republicanos sin cuento

Alzan otro monumento

A la comedia humana

que a Balzac regala ufana.

SanJorgedragón y doncella

Discípulo no hay tan potente

Como el nuevo presidente

Que ha dicho: lo que usted diga

Amo ‘Más’ que a mi barriga.

Y se queda tan a gusto

En su lecho de Procusto

que se estira y que se encoge

como la tripa de Jorge

hasta que le venga bien

a quienes mandan y amén.

IMAGENLIBROFÁBULAS

Cataluña se ha marchado

y el país está pasmado

de que aquí haya un gobierno

al que le importa eso un cuerno.

Ahora se están peleando

Por seguir todos mandando.

Y unos cuantos catalanes

Se burlan de sus afanes.

Los que siempre han conseguido

Comerse el mejor cocido.

 

Desde que dijo ‘me voy’

Está perplejo Rajoy.

 

Pronto llegará Navarra

Aunque sea sin butifarra.

Luego toca el país vasco

Porque no se lleve un chasco

Y con todo el sur de Francia

Que le da mucha elegancia.

Los galegos van después

Y también quien no lo es.

Que aquí tocan a rebato

Las campanas hace un rato.

 

Está España dividida

Y quizás también jodida.

Una sociedad de redes

En la que pescas si puedes.

Pero la ley es un mito

Y la toman por un pito:

Se va de viaje lejos

Huyendo de los consejos

Y mientras haya fregao

Que les quiten lo bailao.

 

La culpa es de Montoro

Que les ha hecho de oro,

Dicen unos y al contrario

Rezan otros su rosario.

Y es que sea o no legal

El follón ya da igual

pues todos acabaremos

Como  acaban los memos.

¿Todos? Sí, excepto ellos,

esos políticos  bellos,

Pizpiretos, rutilantes

Delincuentes tan pimpantes

Comiéndose presupuestos

A costa de los impuestos

Y echando la culpa luego

A otros por si da el pego

que así ha sido su historia

desde que tengo memoria.

 

dinero

Ahora los catalanes

Verán si somos rufianes

Los pobres españolitos

Que nos quedamos solitos.

A ver si sus nuevos puestos

Les rebajan los impuestos.

Va a sobrarles el dinero

pa comprar el mundo entero.

Y Cataluña inmortal,

Paraíso terrenal

Con su dios de presidente

Y una Corte diligente

Que si lo quiere cambiar

Su pulso no ha de fallar

Y nocturno y alevoso

Le entronizará pomposo.

banderasespañolasenusa2

(Me equivoqué de escultura.

Éste no es un caradura).

 

Viva así la democracia

Ciudadanos de la Dacia

Que piensa el cónsul divino:

‘Este pueblo es un cretino

Hará lo que yo le diga

Que yo mando en la botiga.

Estas cortes catalanas

Las hago mis barraganas

Y al pueblo que ha votado

Me lo paso por el lado.

Yo invento la mayoría

No consulto ni a mi tía   .

Como votos no he sacado

juego con el diputado.

Me falta un cuatro por ciento:

me lo llevo tan contento

ya es costumbre, por lo visto

para esto soy muy listo

que vayan dando a la gente,

que tenemos presidente’.

Y al de España va y le dice

que en funciones no le asiste

ni la ley ni la legión…

de asesores de ocasión,

que los deberes ha hecho

nos suelta sacando pecho.

Pues sí que ha sido lento

Este alumno tan contento:

Cuatro meses ha tardado

En copiar bien el dictado.

Anda, nene, se obediente

Le dicen, y ten presente

que eres la marioneta

de estas Cortes de opereta.

Un presidente de urgencia

Nos colma ya la paciencia.

Y de que esto es democracia

Presumen con gran falacia.

 

Es mal alumno, estimo

El testaferro del timo.

La tomadura de pelo

Acabará en escalpelo.

Y el seny de vacaciones

Tocándose los tostones.

 

Pero to el mundo tranquilo

que en la Sexta está el hilo

que deshaga la madeja

de esta cosa tan compleja:

en este mismo momento

está en la Sexta un portento

de político, charlando

en el Intermedio, dando

su lección de progresía,

el fruto de cada día.

 

Pero me asalta un reparo

Para el que os pido amparo.

 

Veo a las masas amasando:

Desperta ferro cantando

En las gradas lastimeras

De las canchas extranjeras.

¿Qué será, decidme, ahora

De tanta fuerza impostora?

¿Distinguirá la nación

Ese rebelde balón?

¿O será chusmapitado

El himno del pueblo odiado?

¡Qué pobreza de argumento!

No creo que esté contento

Ése o aquel futbolista

Que vive de esta conquista,

La de buscar el momento

De enfollonar el cuento

Y contar a sus retoños

Que los osos y madroños

Son enemigos letales

De los tiempos imperiales.

 

Con la duda ya os dejo

Porque no tengo consejo.

Soy un pobrecito hablante

O sea, que soy  diletante

Y no entiendo gran cosa

De esta guerra tan odiosa.